¿Falta de objetividad?

Pasado miércoles, partido de Champions, jugaba el Real Madrid contra la Juventus, y en el minuto 92  el árbitro decretó penalti a favor del equipo español… ¿Fue penalti?

Para unos sí, para otros no… ¡Qué casualidad que para los  seguidores del Real Madrid no hay ninguna duda! (como una catedral). ¿Qué pasa con los italianos de la Juve o los culés,  excesivamente dolidos por lo que ocurrió en Roma el martes? Fácil respuesta; que Lucas Vázquez se deja caer y el árbitro pica.

¿Falta de objetividad? Por más que pienso en los comentarios y declaraciones pospartido no me aclaran mis dudas. Cuando digo “desde mi punto de vista” dejo de ser objetivo porque mi comentario lo hago desde mi subjetividad, ¿verdad?

Me refiero a poder opinar sin condicionantes, sin colores, sin bufanda, sin imposiciones, que puedas hacer tu camino sin ir donde  va la mayoría, sin temor a expresar que digas lo que digas, te van a poner verde… Efectivamente, sí somos libres para opinar, sin embargo, mi subjetiva percepción me hace pensar  que según sean nuestros sentimientos hacia un equipo u otro, nuestros dictámenes estarán siempre condicionados.

Y no debería ser así, ¿por qué no puedo decir que no fue penalti si soy madridista, o decir que sí fue penalti siendo barcelonista? Muy difícil, ¿verdad? Y, ¿qué solución tiene?  Perspectiva, equilibrio y serenidad.

Por cierto, desde mi punto de vista, y no desde mis colores, fue penalti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *