El 0,25 que puede hacer caer al PP

El Gobierno de Rajoy se ha tomado la libertad los últimos cinco años de subir las pensiones el mínimo marcado por ley, haciendo perder a los jubilados poder adquisitivo. ¿Tan inamovible creen que es su voto?


No lo vieron venir.

Más del 36% de los mayores de 65 años en España votaron al Partido Popular en las pasadas elecciones generales de 2016. En la Región de Murcia, la cifra es superior al 42%. No es nuevo, la tercera edad es un nicho al que le cuesta cambiar de opiniones. Tiene lógica, uno no cambia su manera de pensar en la última etapa de su vida. Parece que no tiene sentido.

Siendo así, la táctica del PP con los mayores durante los últimos cinco años ha sido la más pragmática –e injusta–: puesto que me van a seguir votando, no tengo que esforzarme en mejorar, por ejemplo, su pensión y única fuente de ingresos. Es más, como por ley solo tengo que subir esta paga un 0,25% (el mínimo legal, por debajo de la subida del IPC), encima lo voy a vender como un regalo y les voy a mandar una carta para darles la enhorabuena.

Ni siquiera vieron el insulto. Con este 0,25, la pensión media sube menos de dos euros, cuando el envío de la misiva del Ministerio costó aún más. Fue la gota que colmó el vaso y ahora en todas las ciudades españolas estos ‘inofensivos viejecitos’ han cogido su bastón y han salido a protestar en masa para, entre otras cosas, quemar estas cartas frente a la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social, como ocurrió en Murcia la semana pasada. Y ayer volvieron a concentrarse en las puertas de la Tesorería de esta entidad al grito de dos consignas muy claras: “Pensiones de mierda, gracias, Rajoy” y “La pensión no es una limosna, es un derecho”.

El año que viene hay elecciones autonómicas y, al siguiente, generales. “¿Es que esto va en serio?”, se han empezado a preguntar los populares. ¿Puede soportar el PP la fuga a otros partidos de un nicho de votos que hasta ahora consideraban suyo?

Saben que no y se han puesto manos a la obra. El Ministerio de Hacienda quiere aprobar para las personas mayores, sean o no jubilados, una ayuda fiscal similar a la que existe actualmente para las familias numerosas. La medida beneficiaría a todas las personas que superen los 80 años a modo de una “prima fiscal por edad”.

El ministro Montoro debe pensar que el enfado de los pensionistas se disipará con zanahorias. Ya veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *