Archivo de la etiqueta: San Pedro del Pinatar

Playa nazi

El ayuntamiento de San Pedro del Pinatar se está tomando muy en serio lo de legislar. Sobre todo, en lo que a las playas se refiere. La nueva ordenanza al respecto, que ya ha sido aprobada, pretende multar con hasta 750 euros a aquellas personas que jueguen con una pelota. Lo mismo para los que hagan pis en el agua, practiquen el nudismo, o vayan en bici por el Paseo Marítimo.

Lo reconozco, tengo dudas. Entiendo que a nadie le gusta meterse en el agua fresquita y pasar por una de esas ‘masas calientes’ que instintivamente te hacen pensar que alguien se ha meado. Ahora bien, quien lo hace no se queda en la orilla. No voy a decir eso de que “todos lo hemos hecho” para que nadie aparte la vista del texto. Pero, la lógica nos dice que, puestos a realizar una “evacuación fisiológica en el mar” –así se describe en la ordenanza–, nos meteríamos dentro del agua para, solo entonces, dar rienda suelta a nuestras necesidades.

Imaginemos que a algún desaprensivo se le ocurre tal atentado contra la salud pública. Bien, ¿qué tiene pensado el Excelentísimo Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar para pillarlo? Tal vez estén pensando en crear un Equipo Especial Buceadores de la Policía Local que se pasen el día bajo el agua vigilando si sale una corriente sospechosa del bañador de los veraneantes. También podrían llenar sus costas del famoso producto químico (del que todo el mundo ha hablado alguna vez pero que nadie ha visto) que hace cambiar de color la orina cuando es expulsada en el agua… ¿o esto solo funciona con cloro? Ya me estoy imaginando a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pidiendo la colaboración ciudadana: “Si ven a una persona en el agua con cara de ‘gustito’ y relajación, acuda a la comisaría más cercana”.

En fin, un absurdo. Lo peor, que los únicos que van a pillar son a los niños pequeños que vayan a un rincón de la playa acompañados de sus padre o madre porque ya no aguantan más.

Nudistas tampoco. Nunca ha habido playa nudista oficial en San Pedro del Pinatar. Lo que sí hay es una zona en La Llana en donde los naturistas se quedan en bolas y lo llevan haciendo desde hace muchos años. Es más, todo el mundo sabe que en esa parte se puede estar tranquilo si se quiere uno desnudar. ¿Qué problemas ha generado esta situación? Nunca he tenido noticias de ello. Multar ahora a los que se desprenden del bañador en ese rincón de La Llana es algo confuso, sin duda. En mi opinión, lo único que van a ganar es enemigos.

Lo que sí que es preocupante es otra de las consideraciones que recoge la ordenanza: la práctica de juegos de pelota u otros que puedan molestar a los usuarios. ¿Nos está diciendo el ayuntamiento de San Pedro del Pinatar que se acabaron las palas en sus playas? ¿Ya no veremos más la pelota gorda de Nivea? Señores concejales, la playa es un lugar público donde los bañistas acuden a descansar, tomar el sol, pasar un buen rato y olvidarse del trabajo unos minutos sobre la arena. Entiendo que haya unas normas cívicas que cumplir, pero lo que están haciendo es legislar, con todos mis respetos, para mayores de 90 años. Solo se puede pasear (seguro que mejor como dice Luis Fonsi, despacito) y, dando gracias, estirar la toalla en la arena para tomar un poco el sol. Ya puestos, que pongan semáforos, que a veces hay algo de lío entre los que salen y entran al agua.

Todo es más sencillo de lo que parece y entre personas es fácil arreglarse cuando hay un problema. Si estoy jugando a las palas muy cerca de ti, me pides que me vaya más lejos y… ¡voilá! Me voy más lejos. Y si se me va la pelota de Nivea con el viento y llega a toalla ajena, voy a recogerla y pido disculpas al afectado. Y todo sin latigazos en la espalda ni 750 euros de multa. Se llama educación y la falta de ella está mal vista, pero ni siquiera conlleva sanción en la mayoría de los casos.

Miles de niños acaban de empezar las vacaciones y me gustaría verles a ustedes, legisladores de esta ordenanza, controlando y cacheando a la entrada de las playas cuando lleguen las familias. “Esa pelota, fuera”, “¿son eso unas palas? ¡Código rojo!”, “¿señor, ha hecho de vientre antes de venir?”, “la goma de su bañador está floja, como se le caiga…”. Tal vez así se darían cuenta del sinsentido que han aprobado.

Al final, llegará alguien que dirá que le molestan las carnes colgando de ese o que aquella no se corta bien las uñas de los pies. Y a ampliar la ordenanza. Playa nazi.