Archivo de la etiqueta: política

Bocas

Que cada uno acarree con sus palabras. Ahora bien, si tu sueldo lo pagamos entre todos, no te pases de listo

Casi todo el mundo sabe perfectamente qué es un bocas. La RAE, que suele ir lenta con el vocabulario que se usa en la calle, acaba de incluir este término en la última versión de su diccionario. Definición: bocazas; que a su vez significa “persona que habla más de lo que aconseja la discreción”.

¿Tienes ya a alguien en mente? Seguro. Tienes hasta buenos amigos que los son. Nadie es perfecto. Y si navegamos por internet… las redes sociales son un paritorio de bocas. Lo que no puedo entender es que haya quien ostenta un cargo público de responsabilidad que se permita el lujo de soltar veneno con descaro y esperar que nadie se le eche encima.

Hay miles de casos en los que hemos visto a empresarios, políticos, artistas, etc, salirse de lo que conocemos como “políticamente correcto“. Decir lo que uno piensa, sin tapujos, en crudo, puede ser incluso positivo y sentar como un soplo de aire fresco ante tanto corsé. Admiro la valentía de quien lo hace para visualizar una realidad semiescondida, para forzar un debate o porque simplemente no tiene por qué esconder su manera de ver la vida. Que cada uno acarree con sus palabras. Ahora bien, si tu sueldo lo pagamos entre todos, no te pases de listo.

No voy a hablar de Trump porque en cada tuit hay un ejemplo, pero en lo que llevamos de 2018 ya ha habido al menos tres cargos públicos en España que se han ganado el título de bocas.

Gregorio Serrano, director de la DGT

Más 3.000 vehículos quedaron atrapados durante horas en la carretera AP-6 durante el pasado fin de semana. Cierto, muchos de ellos fueron unos inconscientes por salir la carretera sin estar preparados para el temporal. Pero al director de la DGT, ante un caso como este, no se le pide que señale con el dedo, si no que trabaje. Al parecer, le sentó regular que le afeasen que durante la crisis –que se esperaba– estuviera en su querida Sevilla y él respondió con sorna:

Si tu trabajo en la DGT no tiene por qué ser presencial, ya nos podías haber ahorrado la reforma del pisito en Madrid.

Daniel Ventura, consejero de Bienestar Social de Melilla

Tiene gracia el cargo para lo que suelta por la boca. El pasado día 3 murió en un Centro Asistencial de Melilla un menor de origen extranjero. Sus padres, que acuden a recoger el cuerpo de su hijo, piden hablar con el responsable del lugar en el que ha fallecido el menor. La mala suerte ha querido que tal persona sea el señor Daniel Ventura.

Para empezar, tal y como recoge el diario Melilla Hoy, el consejero de Bienestar Social se han negado a recibir a los padres: “Que hubieran venido antes a por su hijo y no por su cadáver”. Tal cual. Ventura se escuda en que no saben con seguridad que esas personas sean los progenitores. Pero, para que no quede ninguna duda de que este caballero no tiene sensibilidad alguna, ha considerado pertinente tachar al joven de drogadicto. Al chico muerto, sí. En El Intermedio de La Sexta han tratado también este tema con estupor:

Jon Darpón, consejero de Sanidad del País Vasco


¿Cómo le quitas hierro al caos de los hospitales colapsados por la epidemia de gripe? Jon Darpón tiene la solución. Lo comparas con otra cosa más ociosa y seguro que la gente, que es tonta, pronto lo relativizan. Estas han sido las polémicas palabras del consejero de Sanidad del País Vasco: “Para ver el derby en San Mamés con el Athletic-Alavés hay más cola para sacar las entradas que lo que hay en muchos puntos de atención médica”.

Por muy vasco y duro que sea Darpón, alguien debería recordarle que, por su edad, le queda poco para pasar a ser población de riesgo en las epidemias de gripe. ¡Aupa Athletic!

Políticos cangrejo

Ni dimite ni se retira nadie. Acabaron los ceses o despidos. Ahora lo que se lleva es “dar un paso al lado”

Echar, cesar, dimitir, retirarse o, incluso, jubilarse. Muchos conceptos sirven para explicar que una persona que está al frente de algo, simplemente deja de estarlo. Puede ser por voluntad propia o ajena, de ahí que se use una terminación u otra.

En España estamos acostumbrados a que sea el propio sujeto de la noticia el que anuncia que se va. “Empiezo una nueva etapa”, “por asuntos personales” o “ya tengo casi setenta años y creo que ya es hora” son las explicaciones al uso. Raro es que llegue un cese fulminante y público. O raro era. Desde que los casos de corrupción comenzaron a salir como confeti en Nochevieja, nuestros políticos se vieron obligados a innovar y marcharse ante la evidencia. Asistimos perplejos ante unos actos propios de los anglosajones. No soporta la vergüenza. Se va.

Evidentemente, los políticos españoles tienen una capacidad de aguante mucho mayor todavía: noticias como la del ministro británico Michael Fallon dimitiendo por un escándalo sexual de 2002 en España no hubiera sido tan fácil. “He caído por debajo de los estándares requeridos”, aseguraba Fallon, admitiendo que tocó la rodilla a una periodista. En nuestro querido país, de llegar a una dimisión, antes hubiéramos visto a un partido acusando a la periodista de mentir, de encabezar una campaña de desprestigio y, puede, que con una sentencia judicial que llegara mucho después, dimitiría por asuntos personales. Bueno, al menos hemos dado un paso.

Lo que me llama la atención es cómo, entre los políticos, se ha impuesto una terminología estratégicamente suave para pedir a alguien que se vaya a su casa o para darle una patada en el trasero. Todo depende del caso. Excepto en el Congreso, donde se piden dimisiones a diestro y siniestro, en la calle, con mucha educación y saber estar, ahora invitan a aquellos políticos que han metido la pata –o la mano– a “dar un paso a un lado”. Que se retire un poquito para no salir en la foto, vamos.

Este fenómeno, el de andar como los cangrejos, lo hemos visto tanto a nivel nacional como regional y, como todo aquello que es de naturaleza forzada, tiende a resultar falso enseguida.

¿Cómo entendió Oriol Junqueras los “cambios” –o ceses– que el presidente de la Generalitat hizo en julio de este año, cuando se acercaba el fatídico 1-O? Fácil, Puigdemont “ha querido tener a su alrededor a personas diferentes, y algunas han decidido ellas dar un paso al lado“. Pero no lo dijo él solo, el mismo ‘president’ sugirió que fueron los salientes los que decidieron “dar un paso al lado”.

Santi Vila, consejero del Govern contrario a la secesión unilateral, dejó su puesto el día antes de que el Parlamento catalán declarase independencia y dijo que, ante esa situación, solo podía dar… Ya saben cómo acaba. Hasta el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, pidió en octubre al entonces mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que dé “un paso al lado” y deje su cargo.

No sabemos cómo sería el fútbol si los jugadores corrieran de lado detrás de la pelota, pero hasta el mismísimo Gerard Piqué, ante las presión ciudadana de que se quitara la camiseta de España si tan independentista se sentía, se ofreció entre lágrimas a dar ese paso que ni va para adelante ni para atrás: “Ir a la selección no es una cuestión patriótica“.

Pero Cataluña no es la única Comunidad en donde los políticos andan como los cangrejos. Cómo vamos a olvidar en la Región de Murcia al expresidente Alberto Garre, justo después de pedir la baja en el PP, pidiendo en directo para La Sexta que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, diera, sí señores, “un paso al lado”. Con su archienemigo Pedro Antonio Sánchez fue más duro, sin duda.

Y si hablamos de Garre, también podemos hablar de PAS. El ya expresidente de la Comunidad, después de dimitir finalmente,  afirmó con un sonrisa: “Lo mejor era dar un paso al lado”. Como si esperara volver.

Si miramos a Cartagena, Jacinto Martínez Moncada, que fue director general del área de Urbanismo del Ayuntamiento, dimitió para ser juzgado tras haber sido acusado de prevaricación por la presunta expropiación ilegal de una parcela en La Azohía. El líder del PP en la ciudad portuaria, Joaquín Segado, también está acusado en la misma causa por el mismo delito. Sin embargo, éste decidió no dimitir de sus cargos. Así le pidió el entonces alcalde de la ciudad, José López, que hiciera lo propio: “Si no dar el paso atrás, sí al lado, y dejar el nombre de su partido más o menos limpio”.

Hablemos claro. “Dar un paso al lado”, cuando significa que dejas tu puesto por razones de peso como un caso de corrupción, es una perversión del lenguaje. En todo caso, la zancada la das para atrás, pero hasta la casilla del principio. Nos estamos acostumbrando tanto a ir de canto, que hasta una maldita jubilación se disfraza de “paso al lado”. Para muestra, Domingo Coronado, que ha anunciado este miércoles que se va del ayuntamiento de Las Torres de Cotillas porque va a cumplir 65 años. ¿Y cómo lo ha hecho? De costado, sin necesidad alguna.

Tantos pasos al lado… Tal vez nos estemos olvidando de ir hacia delante.

Político, no eres lo más visto

López Miras durante su última intervención en la Asamblea Regional.

Parece que hay una ley sobrenatural que dictamina que, cuanto más se esfuerza un político en ser la estrella de las noticias, menos caso le hacen los lectores de los medios. Al menos, así ocurre en laopiniondemurcia.es.

Ruedas de prensa en directo desde el Palacio de San Esteban después de la Junta de Gobierno, políticos que se presentan a sus primarias regionales, sesión de control –en directo, también– desde la Asamblea, Comisión de Fomento sobre el AVE a Murcia en el Congreso de los Diputados… Todo ofrecido en la web y compartido a través de las redes sociales. Pero nada, el político de turno pasa de largo sin pena y, sobre todo, sin gloria.

Evidentemente, la vocación de servicio público de un medio de comunicación como laopiniondemurcia.es obliga a difundir todo tipo de noticias de carácter político, ya que, al fin y al cabo, estos individuos nos gobiernan y toman decisiones que a todos nos afectan. Sin olvidar, cómo hacerlo, que manejan la caja común. Da igual, como periodistas, que sepamos de antemano que estas informaciones no nos van a proporcionar más visitas. Simplemente, es nuestra obligación.

Sin embargo, sí que cabe una reflexión. Alguien está haciendo algo mal cuando la actualidad sobre las decisiones que se están tomando sobre nuestro futuro día a día es invisible a los ojos de los ciudadanos. ¿Somos los medios de comunicación los culpables? ¿Los lectores viven a gusto en la ignorancia? ¿O es la casta política la que ha dejado de interesar tras provocar en la gente de la calle una decepción detrás de otra? La corrupción pasa factura, pero no necesariamente se traduce en votos, sino en indiferencia.

Voy a hacer un repaso rápido de esta semana:

El lunes estuvo Josep Piqueras en la UPCT con el Foro Nueva Murcia y dejó declaraciones en contra del separatismo catalán (no me negarán que está de actualidad desde hace años). Por su parte, el delegado del Gobierno defendió su postura de no prohibir la concentración de Lo Nuestro durante la celebración en Murcia del Orgullo Gay. Pues bien, lo más visto fue que el anuncio turístico del Mar Menor se ‘cuela’ en El Hormiguero.

Martes. López Miras entregó las tarjetas identificativas –con descuentos y prestaciones– a las víctimas del terrorismo, el juez Enrique Quiñonero mantiene que Pedro Antonio Sánchez mantuvo contactos con la Púnica para mejorar su imagen y, desde Cartagena, el popular Segado anuncia una querella por calumnias contra el exalcalde López. Noticia más leída: Así es el nuevo uniforme de los trabajadores del súper de El Corte Inglés. Si fuera político, me lo tomaría como un insulto.

El miércoles nos encontramos con la unanimidad otra vez en el Congreso para pedir que el AVE llegue soterrado y el alcalde de Alhama será candidato a liderar el PSRM. Pues bien, hasta el enfado de Cristina Pedroche por quitarle los pendientes con Photoshop superó el interés de los lectores. La noticia que se llevó la palma fue la masa de aire polar que bajaría las temperaturas.

Y jueves. Quince magistrados del TS cuestionan el nombramiento de Pasqual del Riquelme, entrevista con Juan Moreno Redondo, impulsor de la querella contra Bárcenas, el PSOE desbloqueará en Murcia el Presupuesto de 2017 en el Pleno de julio o la alcaldesa de Cartagena retira la bandera de la Provincia Marítima que López defendió. Nada. La gente estaba pegada al espectacular accidente frente a la Escuela de Idiomas.

Para los que no me creen, pueden ver cuáles están siendo las noticias más vistas de la opiniondemurcia.es aquí.

Posiblemente, esta desafección no sea culpa únicamente de los políticos “sinvergüenzas”, “que se lo llevan crudo”, etc. Estoy cansado, como redactor web, de ver los comentarios de algunas personas cada vez que difundimos una noticia de sociedad. “¿Y esto es noticia?”, “¿Y os llamáis periodistas?” Pues sí, así nos llamamos porque lo somos. Informamos de muchos temas, unos más serios que otros. Pero a ti, querido ‘troll’, nunca te he visto comentar una noticia de TSJ de Murcia o de la Asamblea Regional. Tal vez porque nunca entraste a leerla.