Archivo de la etiqueta: lluvias

Alabada sea la dana

La Región ha recordado este fin de semana que pueden venir lluvias “de buen rollo”

Estábamos aterrorizados. Las predicciones eran claras: el fin de semana en la Región de Murcia iba a ser bien distinto a lo que estamos acostumbrados. La lluvia iba a hacer acto de presencia y, cuando eso pasa por esta tierra, el desastre es el protagonista.

Todo el mundo tenía en la cabeza las imágenes que dejó la última gota fría. O la anterior, porque nunca se olvidan –aunque la AEMET no le ponga nombre como a las borrascas atlánticas–. Con el tiempo somos así en Murcia, extremos. Si no hierves por el calor, la lluvia deja un paisaje desolador.

Pero, un día antes de que llegara el agua supuestamente enrabietada, el meteorólogo Luis Bañón mandó a través de LA OPINIÓN un mensaje tranquilizador. No viene gota fría, es una dana.

¿Una dana? Según explicó el experto, se trata de una “bolsa de aire frío que lleva una rotación, pero que no tiene una señal de borrasca en la superficie”. En otras palabras, “una parcela de aire frío que se aísla del resto del frío polar y que viaja por su cuenta“, especificó Bañón. Desde la Agencia Estatal de Meteorología decidieron diferenciar una de otra porque la gota fría “va asociada a una catástrofe”.

Ciertamente, y según un estudio que publicó el Instituto Nacional de Meteorología (INM) en 2013 sobre ‘Ideas y Conceptos Básicos’, la gota fría es un tipo de dana: “Un embolsamiento de aire frío bien definido y persistente situado en niveles medios de la troposfera, separado o desprendido de la zona fuente desde donde se originó. Es una parte de un concepto más amplio y realista al que le denominamos dana“.

Proceso conceptual de aislamiento y evolución de una DANA y sus fases según las ideas de la circulación en chorro en niveles altos. a) Ondulación de la circulación en chorro (flechas negras). R1 y R2 son dorsales. b) Estiramiento meridional norte-sur. El crecimiento e inclinación de la dorsal R1 genera un incremento de la intensidad de la componente meridional del viento en la parte descendente de ella (flechas en azul). L indicaría la DANA en sus momentos iniciales. c) Aislamiento inicial. La circulación del chorro de latitudes más altas se recompone (en negro). La circulación propia e independiente de la DANA, en su parte trasera, la aleja de la circulación “madre”. d) Aislamiento total. La DANA está separada completamente de la circulación originaria, desarrollando su propia circulación. En muchas ocasiones se desarrolla en su parte norte una dorsal o región de altas presiones, H en la figura. e) Inicio de la absorción. Un ramal del chorro (en azul) asociado a una vaguada tiende a absorber y a capturar a la DANA, L. f) Estiramiento sur – norte y absorción completa. La circulación del chorro recurva por la parte occidental de la DANA a la vez que está sube hacia latitudes más altas y es reintegrada a la circulación polar o “madre”. Figura adaptada de Smigelelski y Ellrod (NOAA, sin referencia bibliográfica concreta).

Ni la gota fría es la culpable

A veces es muy complicado trasladar a los lectores conceptos complejos relacionados con la meteorología, y los medios somos parte culpable de que se haya demonizado la figura de la gota fría. Como explica el INM, es fácil demostrar que la gota fría no siempre va acompañada de lluvias tormentosas: “Son los sistemas tormentosos bien organizados (de menor escala que las gotas frías o danas) los que pueden generar graves daños y pérdidas de vidas humanas”. Aunque el estudio también dice que “la  gota fría, o mejor aún la DANA, es uno de los mecanismos atmosféricos que a nivel sinóptico puede unir a todos los ingredientes necesarios para generar las temidas lluvias torrenciales“. En cualquier caso, prosiguen desde el INM, hay otros elementos sinópticos que también pueden generar las lluvias torrenciales. “Es más importante llamar la atención del público y de las autoridades civiles del riesgo potencial de los focos tormentosos que de las gotas frías o danas”, recomiendan.

El resultado de esta dana, lluvia de la buena

Este fin de semana hemos tenido una dana, pero no del tipo de gota fría. Es decir, la Región ha sido bendecida con lluvias “de buen rollo”; no por una simple borrasca, pero tampoco por focos tormentosos –al menos, a lo que a la Región de Murcia respecta–. Y no hay nada que haga más felices a los agricultores, que son los que sufren en primera persona la cruda sequía en la que vivimos en el levante español.

Esta dana permitió que la alerta desapareciera nada más dejar de llover con intensidad y que las carreteras cerradas –que tampoco fueron tantas– abrieran sin problemas . Después de eso, solo quedó un paisaje nevado del que disfrutar el domingo. Ojalá siempre lloviera así.