Todos los artículos de: jaimeferranc

El regalo de San Valentín más emotivo que te han hecho este año

Magdalena Sánchez Blesa, productora de ‘Las aventuras de Moriana’, dedicó a sus amigos en Facebook una poesía escrita para su marido con la que es imposible que no se te salten las lágrimas

Las redes sociales tienen muchos defectos, pero también esconden una gran virtud: podemos ser partícipes de las alegrías que nuestros amigos comparten en su muro; y también de aquellas personas que no conocemos pero que han decidido compartir con el mundo sus sentimientos.

Éste ha sido el caso de Magdalena Sánchez Blesa, natural de Puerto Lumbreras y “poeta de aceras y de patios”, como se definió el pasado mes de septiembre en una entrevista en laopiniondemurcia.es. Lleva ya muchos meses luchando con coraje contra el cáncer de mama y ayer sorprendió al mundo con un mensaje cargado de futuro. La también cineasta ha querido regalar a la gente que la sigue, que se cuentan por miles, el poema que le ha escrito a su marido por San Valentín.

En dos días el vídeo ha sido compartido 1.740 veces y cuenta con más de 70.000 reproducciones. Solo hay que verlo para entenderlo. No soy muy ‘fan’ del Día de los Enamorados, pero no puedo evitar hacerme eco de uno de sus deseos: “Ojalá el Día de San Valentín sea cada día del resto de nuestra vida y de la vuestra”.

Octogenaria al volante, ¿peligro constante?

Hermenegilda Cebrián se sacó el carné de conducir a sus 84 años y cayó por un barranco en el coche unos días después. Hay debate…

Fue protagonista de las noticias y no por poca cosa. Hermenegilda Cebrián, más conocida como Trini, acaparó titulares en toda España por conseguir un hito en el mundo del motor. Con 84 años, se sacó el carné de conducir. Fue tratada como un heroína y transmitía un mensaje de lo más positivo: la edad no es un obstáculo para alcanzar tus metas. “No tengo ningún secreto. Vivo el hoy. Ayer ya pasó y mañana ya vendrá. Simplemente me baso en esa filosofía de vida”, explicó orgullosa ella misma.

La noticia se viralizó rápidamente por las redes sociales, pero no solo por la moraleja de esta historia. Muchos usuarios vieron en Trini un peligro para la seguridad de todos los conductores.

El destino quiso que, al final, los malos augurios de algunos lectores de laopiniondemurcia.es en Facebook se cumplieran. Trini sufrió unos días después un accidente de tráfico al volante de su cuadriciclo. La octogenaria se salió de la carretera y cayó por un barranco. Al parecer, la anciana quedó atrapada entre los hierros y tuvo que ser liberada y sacada del barranco en una camilla con cuerdas por una escalera. Por suerte, Trini solo sufrió heridas leves y está recuperada.

La anciana de Alginet que se sacó el carné cae por un barranco

Ver Galería

Evidentemente, las redes sociales se hicieron eco del desenlace y, mientras unos echaron mano del ‘ya te lo dije’, otros salieron en defensa de la anciana en Facebook.

El debate está clarísimo, y no es nuevo: ¿se debe poner un límite de edad para conducir?

Para la DGT, “no limitan los años, limita la salud”. Así lo publicó en su revista mensual de noviembre de 2015. Como se indica, la mayoría de patologías que acarrean restricciones en la conducción a las personas mayores tienen que ver con la visión y la audición. Pero entre una renovación y otra –a partir de los 65, cada cinco años–, ¿con cuánta rapidez se pueden perder capacidades y reflejos? ¿Son las revisiones en las autoescuelas lo suficientemente competentes? Muchas de estas dudas desaparecerían imponiendo una edad tope para conducir. Al fin y al cabo, suelen ser los familiares, y no la DGT, la que retiran a estas personas mayores de la carretera.

¿Son los ancianos el problema?

Hay na tendencia a pensar que los mayores, en general, son un peligro en la carretera. Pero, ¿si están sano y tienen sus capacidades a pleno rendimiento también?

Un estudio de la Fundación Línea Directa muestra datos reveladores: la gran mayoría de los accidentes no los provoca una persona mayor de 65. Es más, a partir de esta edad la media es cuatro veces inferior. Eso sí, son injustamente considerados por buena parte de los conductores como “peligrosos”.


Y un dato más. Las predicciones de este mismo estudio avanzan que, en el año 2049 casi una tercera parte de la población española tendrá más de 65 años.

¿Seguirán pensando entonces lo mismo los que ahora abogan por retirar el carné al tiempo que llega la jubilación?

Alabada sea la dana

La Región ha recordado este fin de semana que pueden venir lluvias “de buen rollo”

Estábamos aterrorizados. Las predicciones eran claras: el fin de semana en la Región de Murcia iba a ser bien distinto a lo que estamos acostumbrados. La lluvia iba a hacer acto de presencia y, cuando eso pasa por esta tierra, el desastre es el protagonista.

Todo el mundo tenía en la cabeza las imágenes que dejó la última gota fría. O la anterior, porque nunca se olvidan –aunque la AEMET no le ponga nombre como a las borrascas atlánticas–. Con el tiempo somos así en Murcia, extremos. Si no hierves por el calor, la lluvia deja un paisaje desolador.

Pero, un día antes de que llegara el agua supuestamente enrabietada, el meteorólogo Luis Bañón mandó a través de LA OPINIÓN un mensaje tranquilizador. No viene gota fría, es una dana.

¿Una dana? Según explicó el experto, se trata de una “bolsa de aire frío que lleva una rotación, pero que no tiene una señal de borrasca en la superficie”. En otras palabras, “una parcela de aire frío que se aísla del resto del frío polar y que viaja por su cuenta“, especificó Bañón. Desde la Agencia Estatal de Meteorología decidieron diferenciar una de otra porque la gota fría “va asociada a una catástrofe”.

Ciertamente, y según un estudio que publicó el Instituto Nacional de Meteorología (INM) en 2013 sobre ‘Ideas y Conceptos Básicos’, la gota fría es un tipo de dana: “Un embolsamiento de aire frío bien definido y persistente situado en niveles medios de la troposfera, separado o desprendido de la zona fuente desde donde se originó. Es una parte de un concepto más amplio y realista al que le denominamos dana“.

Proceso conceptual de aislamiento y evolución de una DANA y sus fases según las ideas de la circulación en chorro en niveles altos. a) Ondulación de la circulación en chorro (flechas negras). R1 y R2 son dorsales. b) Estiramiento meridional norte-sur. El crecimiento e inclinación de la dorsal R1 genera un incremento de la intensidad de la componente meridional del viento en la parte descendente de ella (flechas en azul). L indicaría la DANA en sus momentos iniciales. c) Aislamiento inicial. La circulación del chorro de latitudes más altas se recompone (en negro). La circulación propia e independiente de la DANA, en su parte trasera, la aleja de la circulación “madre”. d) Aislamiento total. La DANA está separada completamente de la circulación originaria, desarrollando su propia circulación. En muchas ocasiones se desarrolla en su parte norte una dorsal o región de altas presiones, H en la figura. e) Inicio de la absorción. Un ramal del chorro (en azul) asociado a una vaguada tiende a absorber y a capturar a la DANA, L. f) Estiramiento sur – norte y absorción completa. La circulación del chorro recurva por la parte occidental de la DANA a la vez que está sube hacia latitudes más altas y es reintegrada a la circulación polar o “madre”. Figura adaptada de Smigelelski y Ellrod (NOAA, sin referencia bibliográfica concreta).

Ni la gota fría es la culpable

A veces es muy complicado trasladar a los lectores conceptos complejos relacionados con la meteorología, y los medios somos parte culpable de que se haya demonizado la figura de la gota fría. Como explica el INM, es fácil demostrar que la gota fría no siempre va acompañada de lluvias tormentosas: “Son los sistemas tormentosos bien organizados (de menor escala que las gotas frías o danas) los que pueden generar graves daños y pérdidas de vidas humanas”. Aunque el estudio también dice que “la  gota fría, o mejor aún la DANA, es uno de los mecanismos atmosféricos que a nivel sinóptico puede unir a todos los ingredientes necesarios para generar las temidas lluvias torrenciales“. En cualquier caso, prosiguen desde el INM, hay otros elementos sinópticos que también pueden generar las lluvias torrenciales. “Es más importante llamar la atención del público y de las autoridades civiles del riesgo potencial de los focos tormentosos que de las gotas frías o danas”, recomiendan.

El resultado de esta dana, lluvia de la buena

Este fin de semana hemos tenido una dana, pero no del tipo de gota fría. Es decir, la Región ha sido bendecida con lluvias “de buen rollo”; no por una simple borrasca, pero tampoco por focos tormentosos –al menos, a lo que a la Región de Murcia respecta–. Y no hay nada que haga más felices a los agricultores, que son los que sufren en primera persona la cruda sequía en la que vivimos en el levante español.

Esta dana permitió que la alerta desapareciera nada más dejar de llover con intensidad y que las carreteras cerradas –que tampoco fueron tantas– abrieran sin problemas . Después de eso, solo quedó un paisaje nevado del que disfrutar el domingo. Ojalá siempre lloviera así.

Bocas

Que cada uno acarree con sus palabras. Ahora bien, si tu sueldo lo pagamos entre todos, no te pases de listo

Casi todo el mundo sabe perfectamente qué es un bocas. La RAE, que suele ir lenta con el vocabulario que se usa en la calle, acaba de incluir este término en la última versión de su diccionario. Definición: bocazas; que a su vez significa “persona que habla más de lo que aconseja la discreción”.

¿Tienes ya a alguien en mente? Seguro. Tienes hasta buenos amigos que los son. Nadie es perfecto. Y si navegamos por internet… las redes sociales son un paritorio de bocas. Lo que no puedo entender es que haya quien ostenta un cargo público de responsabilidad que se permita el lujo de soltar veneno con descaro y esperar que nadie se le eche encima.

Hay miles de casos en los que hemos visto a empresarios, políticos, artistas, etc, salirse de lo que conocemos como “políticamente correcto“. Decir lo que uno piensa, sin tapujos, en crudo, puede ser incluso positivo y sentar como un soplo de aire fresco ante tanto corsé. Admiro la valentía de quien lo hace para visualizar una realidad semiescondida, para forzar un debate o porque simplemente no tiene por qué esconder su manera de ver la vida. Que cada uno acarree con sus palabras. Ahora bien, si tu sueldo lo pagamos entre todos, no te pases de listo.

No voy a hablar de Trump porque en cada tuit hay un ejemplo, pero en lo que llevamos de 2018 ya ha habido al menos tres cargos públicos en España que se han ganado el título de bocas.

Gregorio Serrano, director de la DGT

Más 3.000 vehículos quedaron atrapados durante horas en la carretera AP-6 durante el pasado fin de semana. Cierto, muchos de ellos fueron unos inconscientes por salir la carretera sin estar preparados para el temporal. Pero al director de la DGT, ante un caso como este, no se le pide que señale con el dedo, si no que trabaje. Al parecer, le sentó regular que le afeasen que durante la crisis –que se esperaba– estuviera en su querida Sevilla y él respondió con sorna:

Si tu trabajo en la DGT no tiene por qué ser presencial, ya nos podías haber ahorrado la reforma del pisito en Madrid.

Daniel Ventura, consejero de Bienestar Social de Melilla

Tiene gracia el cargo para lo que suelta por la boca. El pasado día 3 murió en un Centro Asistencial de Melilla un menor de origen extranjero. Sus padres, que acuden a recoger el cuerpo de su hijo, piden hablar con el responsable del lugar en el que ha fallecido el menor. La mala suerte ha querido que tal persona sea el señor Daniel Ventura.

Para empezar, tal y como recoge el diario Melilla Hoy, el consejero de Bienestar Social se han negado a recibir a los padres: “Que hubieran venido antes a por su hijo y no por su cadáver”. Tal cual. Ventura se escuda en que no saben con seguridad que esas personas sean los progenitores. Pero, para que no quede ninguna duda de que este caballero no tiene sensibilidad alguna, ha considerado pertinente tachar al joven de drogadicto. Al chico muerto, sí. En El Intermedio de La Sexta han tratado también este tema con estupor:

Jon Darpón, consejero de Sanidad del País Vasco


¿Cómo le quitas hierro al caos de los hospitales colapsados por la epidemia de gripe? Jon Darpón tiene la solución. Lo comparas con otra cosa más ociosa y seguro que la gente, que es tonta, pronto lo relativizan. Estas han sido las polémicas palabras del consejero de Sanidad del País Vasco: “Para ver el derby en San Mamés con el Athletic-Alavés hay más cola para sacar las entradas que lo que hay en muchos puntos de atención médica”.

Por muy vasco y duro que sea Darpón, alguien debería recordarle que, por su edad, le queda poco para pasar a ser población de riesgo en las epidemias de gripe. ¡Aupa Athletic!

La ola de calor Fuensanta

En Murcia no entendemos mucho de borrascas, pero sí de temperaturas asfixiantes que también merecen un nombre

Como sabéis, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), junto a MétéoFrance (Francia) y el IMPA (Portugal) pone nombre a las borrascas profundas que puedan afectar a España, Francia o Portugal. Esta decisión se implantó el 1 de diciembre del casi extinto 2017 y la inauguró Ana, seguida del reciente Bruno.

Seguidamente, nos van a llegar Carmen-David-Emma-Felix-Gisele-Hugo-Irene-Jose-Katia-Leo-Marina-Nuno-Olivia-Pierre-Rosa-Samuel-Telma-Vasco-Wiam.

Este sistema se implementó con éxito en 2015 en Reino Unido e Irlanda y se ha demostrado que la población está más atenta a las recomendaciones de seguridad cuando la amenaza de viento fuerte está claramente identificada y asociada al nombre de la borrasca. Si funciona, lo copiamos.

Pero, para empezar, las agencias de Meteorología solo nombrarán con nombre propio a las borrascas atlánticas y no las mediterráneas. Por el momento, a la Región de Murcia solo nos van a llegar temporales con alias del norte. Tal vez tengamos la oportunidad de ser los primeros anfitriones de este tipo de ciclones cuando este proyecto se siga extendiendo hasta llegar al Mediterráneo. Pero, aunque así sea, las borrascas mediterráneas no suelen ser muy llamativas. Digamos que lucen menos.

Lo que nos pega, porque de eso sabemos mucho, es servir de altavoz de una buena ola de calor. Desde aquí, hago un llamamiento a la Aemet para que conciencie y prepare a la población española de los períodos prolongados de temperaturas asfixiantes dotándolos también de un nombre. Y ya tengo el primero, en honor a  Murcia: la ola de calor Fuensanta. Sí, que dicen es la Patrona de esta tierra porque se le pidió que lloviera y así fue. Seamos sinceros, en el Levante llueve de uvas a peras y, por lo general, o demasiado poco o tanto, que se echa todo a perder. No veo la necesidad de relacionarla con la lluvia. Si no, el 100% de los murcianos serían ateos.

Dejando la religión a un lado, imaginad, ahora que de calor no se puede hablar, julio en Murcia. Estamos a 33º –llevadero– y avisan por televisión: “Mañana llega a España Fuensanta, entrando por la Región de Murcia y Almería, y dejará unas temperaturas superiores a los 43 grados. Se recomienda que, mientras dure la visita de Fuensanta, se beba agua periódicamente, etc”. ¿No sería maravilloso? Tendríamos que abrir un change.org…

Cronología de un gordo anunciado

Cuanto más se acerca la Navidad, más vídeos de Rollin’ Wild se comparten en las redes. ¿Casualidad?

¿Qué pasaría si los animales se volvieran todos obesos? Esta es la idea de Rollin’ Wild, un proyecto de animación que nació en 2012 y que, lejos de quedarse en unos meros dibujos para niños, consiguen que medio mundo se identifique con ellos, sobre todo en Navidad. Y es que ya están aquí las fechas en las que te toca conquistar más mundo. Ocupar más espacio. Tragarte a ti mismo. En Rollin’ Wild tienen hasta clips navideños, a ellos tampoco se les ha pasado por alto…

El hecho es que vas a engordar entre dos y cinco kilos, quieras o no. Puede que intentes amortiguar la subida con ejercicio y días de alimentación saludable entre despiporre y despiporre. Eso de pedir leche desnatada con el cortado después de una comida de cinco platos más aperitivo y postre. Al fin y al cabo, cada uno se engaña como quiere.

Comida del trabajo

Todo comienza con la denostada comida con los compañeros de trabajo. Fatídica. No quieres estar allí, no sabes cómo escapar y maldices no haber cogido esa gripe que tiene tu vecina. Pero estás allí. Tu jefe, desde la otra esquina, te mira y sonríe cada dos minutos, pues tú haces como que estás disfrutando de tus mejores amigos cada dos minutos. Y bebes. Aquí la comida no prima, sino la cerveza, vino blanco, vino tinto y ginebra que te puedas meter en el cuerpo. Las bebidas alcohólicas nos proporcionan lo que se conoce como “calorías vacías”. Además, el alcohol contribuye al almacenamiento de las grasas, ya que frena la quema de las mismas. Es un bucle demoníaco que termina con la resaca en el trabajo al día siguiente. Pero tu jefe ya no sonríe.

Nochebuena

Continuamos para bingo. Nochebuena. Hay infelices que van por la mañana al gimnasio para atiborrarse sin temor durante la velada. Ja. Olvidas que antes te vas de Tardebuena, ese fenómeno que hemos creado para engordar un poco más echándole más alcohol al cuerpo. Yo lo entiendo, hay familias a las que no se debe ver sin estar al borde del coma etílico, pero luego no te quejes a la báscula.

Estás en esa mesa que no puede ser más hortera. Los colores chillones de la servilleta luchan a muerte contra las tonalidades de la camisa de tu cuñado. Horror. Ya vas ‘ciego’, pero te tomas otra copa del vino “buenísimo, tienes que probarlo” que ha llevado tu hermano. Y esta vez, a diferencia de la comida navideña del trabajo, y para evitar el comentario de tu madre, te vas a cebar. Y no es una crema de verduras lo que tienes en el plato. Te mira, le miras. Sabes que esos 500 gramos de cochinillo que te han servido van a acabar en tu estómago (no sabemos por cuánto tiempo).

Navidad

Abres los ojos, estás vivo. Es 25 de diciembre, Navidad oficialmente. Te pones a llorar. Lo de ayer solo fue un entrenamiento. Hoy te toca ir a casa de los abuelos. Intentas incorporarte, pero no puedes. Ah, claro, que después de la cena hubo más fiesta, ya con amigos, y bebiendo algo más que agua con gas.

Tu cuerpo te pide H2O, pero ya estás tan hinchado como la jirafa de Rollin’ Wild y el dolor de cabeza solo se te va a ir con una cerveza… No sabes cómo, pero lo has hecho. Estás en pie después de la llamada de tu padre preguntando dónde estás. Metes barriga y consigues entrar en el pantalón que te quedaba genial hace dos semanas. Consigues salir de casa y vas camino al infierno.

Casa de tu abuela, alguien te mete un canapé en la boca sin preguntar cuando traspasas la puerta de entrada. Foie. Está bueno. Cerveza en la otra mano, esto te suena. La comida es indecente, ni multiplicando la familia por cuatro se acabaría con todo. Pero claro, para que le abuela no se pase la mañana cocinando, cada uno ha llevado un plato. Lo que no esperaban es que la abuela no se fiara y ha cocinado para todos igualmente, “por si acaso”.

Gambas, ensaladilla rusa, jamón ibérico, tostas con salmón ahumado. No hemos llegado al primer plato. Piénsalo, algo no va bien. No tienes ganas de vomitar, por lo que tu estómago ha debido de ensancharse un mínimo de cinco centímetros y tú sin darte cuenta. Chistes malos, comentarios de mal gusto, preguntas sobre tu vida personal que no quieres contestar. Llega el primero. Das gracias a Dios porque es caldo. Pero no las des, van acompañadas de dos pelotas del tamaño de un balón de baloncesto. Es tu abuela, qué esperabas. De segundo, un buen filete de ternera con patatas. Riégalo todo bien con vino porque si no se hace bola. Turrón, besos y para casa. ¿O has vuelto a quedar con amigos? Maldito seas.

El 26 estás acabado. Piensas en que tienes por delante seis días para volver a ser persona. El 31 por la noche volverá la angustia. Vida sana, ven a mí. Pero no viene. Tu nevera aguarda cinco ‘tuppers’ de restos de anoche. Tu madre, que sufre la incipiente obesidad como tú, siempre pensando en alimentar a sus retoños aunque a simple vista ya se entiende que no necesitan ninguna ayuda para eso. Rollin’ Wild también tiene un clip para la ocasión.

Acuérdate de devolver los ‘tuppers’ o te cortarán la cabeza. La buena pinta de la comida ha tornado a algo… diferente. Qué demonios, el microondas hará milagros. Tienes para comer sin gastarte un duro un año. Y para seguir rellenando el flotador que tienes en la cintura. Piensa en el lado positivo. La grasa abriga y es invierno.

Nochevieja

Llegamos al último día del año. El Apocalipsis. No has perdido ni un gramo desde la última comilona. Entre otras cosas, porque habéis hecho cena de clase. Lleváis sin veros doce años pero alguien abrió un grupo de WhatsApp y tuvo la maravillosa idea. Lo pasado, pasado está. Antes de la gran noche, un amigo dijo eso de “a que no hay huevos” y habéis quedado para celebrar la Tardevieja. Es de locos y lo sabes. Te sientes contento e incluso pruebas a ligar. El cortejo se ha vuelto algo esperpéntico. Piensa que eres un ser incapaz de articular palabra después de cinco mojitos, que no llegas a verte el ombligo y, además, no le interesas y no te das cuenta. A los animales gordos también les pasa.

Tras el fracaso vuelves al nido familiar para la cena de Nochevieja. Van pasando platos y ya no sabes ni lo que te metes en la boca. Algún alma cándida te explica cómo ha hecho el pichón y las frutas que lleva la salsa. Como si fuera pan con aceite. Tus papilas gustativas convocaron la huelga hace dos días y esperan una negociación que no les vas a ofrecer todavía. A estas alturas solo piensas en tomarte las doce uvas y volver a la fiesta y el alcohol. Ya no hay náuseas, no hay dolor. Eres inmune. Dios. O Buda, por el tamaño que estás cogiendo.

Pasas del postre y no te importan las lágrimas que le caen a tu madre por la mejilla. Se abre el champán y aparecen Anne Igartiburu y Ramón García por televisión. Vuelve la angustia, pero esto dura poco. Cuartos, campanadas, besos, brindis, brindis. El tercer brindis ya lo haces tú solo. Abrigo y a la calle. En el ascensor te miras al espejo y no te reconoces. Podría ser un hermano desconocido o algún primo, pero tú no eres.

Año Nuevo

En blanco. Te despiertas y no recuerdas nada de lo que pasó anoche. Tu cerebro ha desconectado también. Que te den, fue lo último que dijo. Tienes comida de Año Nuevo. Pero ya dijiste que no ibas a ir. Hay que ponerse límites. El día 1 es para pasarlo en cama y nada ni nadie te van a quitar esa idea.

Tienes casi una semana para ser un niño bueno, si no, no cabrá el roscón de Reyes. Ya hablaremos de la ‘operación bikini’…

Odio

Hemos perdido la vergüenza. Y la culpa no la tienen las redes sociales

¿A cuántas personas criticaste ayer en Twitter? Tal vez fue a un político acusado en el pasado por corrupción, a alguien a quien presupones una conducta indigna, puede que te rieras de algún famoso que no destaque por su coeficiente intelectual o de un futbolista que no es capaz de articular frases subordinadas. Da igual, alguien fue objeto de tu odio y te importa un comino.

Llevamos ya años suficientes administrando nuestros perfiles en redes sociales como para darnos cuenta de que la crítica a todo aquel que respire ha crecido de manera alarmante.

Antes, cuando nos referíamos a un tercero, primaba la prudencia. No puedo decir esto de alguien que no conozco en persona, cómo lo voy a poner a parir delante de este tío que puede que sea su amigo, me niego a dejar por escrito este vocabulario tan soez, etc. Nos preocupaba nuestra imagen. Temíamos hablar de lo que ignorábamos por miedo a parecer paletos ante el mundo. Eso se acabó.

Que sube la luz, ladrones; que vienen refugiados, terroristas; que que se encienden las luces de Navidad, hay cosas más importantes en las que invertir; que Amancio Ortega hace una donación a la sanidad pública, evade impuestos; que abre un nuevo Starbucks, café de mierda. Así con todo. No hay expertos suficientes en todo el mundo para refutar tanto odio en internet. De haberlos, tampoco merecería la pena.

Por supuesto, hay reacciones que están más que justificadas. La crítica es sana cuando es constructiva y todo el mundo tiene derecho a opinar y expresarse libremente; pero se pierden todas las razones cuando el insulto y las ganas de hacer daño son las únicas aportaciones.

No, no había tanto de esto cuando no teníamos Facebook y Twitter. Pero que nadie se confunda. Las redes sociales no nos han vuelto más salvajes. Son simples espejos de cada usuario. Agradezco enormemente cuando las barbaridades son expresadas desde un perfil sin foto y con un nombre falso. Un troll, vamos. Al menos, estos especímenes tienen algo de vergüenza propia y esconden su identidad para no poder ser señalados.

Lo que asusta es ver cómo cada vez hay más Nombre y Apellido, con foto acompañado de su mujer e hija, despotricando sobre alguien por un tema, que sí, que nos afecta a todos, pero que desconoce por completo. Es que le da igual. Tras el vómito, guarda el móvil en el bolsillo y sigue con su vida, no volverá al tema, pero ha dejado su bilis en la red y cualquier tipo de respuesta que reciba le es indiferente. ¿Vergüenza, yo?

La taquillera del cine Rex

Pocas son las salas de Murcia que han sobrevivido al empuje de los centros comerciales. Las que quedan, se van apagando poco a poco…

¿Alguien se ha dado cuenta de que la taquillera del cine Rex ha desaparecido? De baja, jubilada o despedida, la persona que ocupaba taquilla de uno de los cines más icónicos de Murcia ya no está. Al parecer, la empresa Neocine ha decidido –porque esta situación lleva así meses– que este puesto es innecesario. Ahora, cuando uno se acerca a comprar su entrada al despacho de billetes de la calle Vara de Rey, se topa con un cartel donde se indica que ha de pasar a la cantina. Así que, al tiempo que pides palomitas te venden la entrada.

No es una crítica, o no tiene por qué serlo, ya que puede que el 95 por ciento de las veces la película no llene el cine ni la mitad y no haya colas de ningún tipo. No nos engañemos, la gente, en general, no va tanto a ver filmes como antes.

Este lunes, sin ir más lejos, mi acompañante y yo llegamos con tiempo al cine Rex y, como ya sabíamos que en taquilla no nos iba a estar esperando nadie, nos dirigimos directamente a la cantina. Allí, la dependienta tuvo un gesto que nunca antes había visto. Iba a hacer palomitas nuevas, así las podríamos comer calientes, pero tendríamos que esperar cuatro minutos. Ningún problema al respecto, pero la mujer nos invitó a entrar y coger asiento. Cuando estuvieran las palomitas, ella misma nos las llevaría. Mira tú por dónde, ventajas de tener una  sala casi vacía, aunque algo me dice que los contras terminan pesando más en la balanza.

En el cartel se puede leer “Taquilla en el interior del cine (cantina)”

¿Puede un cine que normalmente está vacío mantenerse abierto eternamente en el tiempo? Y, concretando un poco, ¿debe estar asustada la taquillera de los cines Centrofama?

Un problema de fondo

No creo que la industria del cine esté en crisis porque ya no interesen las películas. La gente consume tanta ficción como antes, o incluso más. Lo que está en decadencia es la manera de consumirla.

Para empezar, la gran pantalla ya no es la joya de la corona. La ‘caja tonta’ se ha vengado de años de desprecio y altivez por parte de la meca del cine y ha terminado por hacerse con el negocio. Las series son los nuevos exitazos y las plataformas de televisión de pago luchan por ofrecer la mejor. El gran público se ha olvidado de las clásicas productoras como Paramount o Universal. La industria del entretenimiento ha cambiado –y sigue haciéndolo–. HBO y Netflix se llevan el aplauso del público.

Esta podría ser una de las causas que han provocado la imagen de vacío en muchas salas de cine hoy en día. Las descargas ilegales de películas (piratería) tienen, seguramente, la mayor parte de culpa –algo que también afecta a las series–. En resumen: pocos acuden a un estreno de cartelera porque ya lo verán en casa, con la mantita y de gratis. Y, como todo, esto trae consecuencias.

¿Alguien recuerda cómo era ir al cine en Murcia antes de los centros comerciales? Muy distinto. En los noventa en esta ciudad disfrutábamos de los filmes en los cines Floridablanca, Salzillo, Centrofama  y Rex. El del barrio del Carmen tenía tres salas, el Salzillo eran dos y Centrofama, cinco. El cine Rex no ha cambiado mucho. Eso sí, entonces era bastante común que abrieran la parte de arriba. Allí celebré una vez mi cumpleaños de niño. Vi con muchos amigos de clase la película Aladdín y pocas veces me he vuelto a reír tanto con una película. Aprovecho para pedir disculpas al resto de la sala que tuvo que soportarnos.

Al tiempo que la piratería iba popularizándose, los cines Floridablanca echaron la persiana, así como el cine Salzillo, que se reconvirtió –demos gracias– en la actual Filmoteca Regional Francisco Rabal.

En mi adolescencia llegó el Zig Zag, centro comercial con una decena de salas de cine. Aunque también acudí más de una noche para intentar colarme en alguna discoteca siendo aún menor de edad. No me miréis así, también lo habéis hecho. Hay que reconocerlo, este centro de ocio tuvo un gran éxito, pero desapareció tan rápido como le vino. Lo mismo pasó con los cines Cinesa del centro comercial Atalayas, que contaba con seis salas. Aunque la causa era evidente. Apareció una competencia voraz mientras se levantaba el nuevo templo del fútbol murciano.

La construcción del estadio Nueva Condomina vino acompañada de tres centros comerciales. Y todo en la misma zona: Nueva Condomina, Thader y El Tiro. ¿Hacía falta? No voy a entrar en eso. Pero sí en qué pasó con las salas de cine que quedaban en el centro de Murcia.

Los cines del Zig Zag pasaron a mejor vida, al igual que los de Atalayas, y las salas del Centrofama se redujeron a dos. El Rex se mantuvo. Siendo así, nos sobran los dedos de una mano para contar las películas que se pueden proyectan al mismo tiempo en el centro de Murcia: tres (y cinco si contamos con las dos salas de la Filmoteca Regional, que no son estrenos). Si quieres mas variedad, coge el coche y reza para que no haya partido del Real Murcia en Nueva Condomina, caso en el que acabarás en una atasco y llegarás a la película veinte minutos tarde. ¿Quién tiene la culpa de esto?

Neocine y Cinesa son las únicas empresas dedicadas a la exhibición cinematográfica que trabajan en Murcia pero, ¿son culpables de retirar las salas del centro? Cuando pienso en la poca oferta que tenemos los que intentamos ir a ver una película andando, suelo caer en la cuenta de que el cine suele estar prácticamente vacío. Sí, puede que haya unos pocos estrenos que rompan la regla, pero son solo eso, excepciones.

¿Habríamos acabado así si los murcianos hubiéramos mantenido las salas de cine llenas? ¿No estamos pagando las consecuencias de película-pirata y manta en el sofá de casa? ¿Cuántos están pagando HBO si la mayoría dice que ve Juego de Tronos? Pues eso.

Políticos cangrejo

Ni dimite ni se retira nadie. Acabaron los ceses o despidos. Ahora lo que se lleva es “dar un paso al lado”

Echar, cesar, dimitir, retirarse o, incluso, jubilarse. Muchos conceptos sirven para explicar que una persona que está al frente de algo, simplemente deja de estarlo. Puede ser por voluntad propia o ajena, de ahí que se use una terminación u otra.

En España estamos acostumbrados a que sea el propio sujeto de la noticia el que anuncia que se va. “Empiezo una nueva etapa”, “por asuntos personales” o “ya tengo casi setenta años y creo que ya es hora” son las explicaciones al uso. Raro es que llegue un cese fulminante y público. O raro era. Desde que los casos de corrupción comenzaron a salir como confeti en Nochevieja, nuestros políticos se vieron obligados a innovar y marcharse ante la evidencia. Asistimos perplejos ante unos actos propios de los anglosajones. No soporta la vergüenza. Se va.

Evidentemente, los políticos españoles tienen una capacidad de aguante mucho mayor todavía: noticias como la del ministro británico Michael Fallon dimitiendo por un escándalo sexual de 2002 en España no hubiera sido tan fácil. “He caído por debajo de los estándares requeridos”, aseguraba Fallon, admitiendo que tocó la rodilla a una periodista. En nuestro querido país, de llegar a una dimisión, antes hubiéramos visto a un partido acusando a la periodista de mentir, de encabezar una campaña de desprestigio y, puede, que con una sentencia judicial que llegara mucho después, dimitiría por asuntos personales. Bueno, al menos hemos dado un paso.

Lo que me llama la atención es cómo, entre los políticos, se ha impuesto una terminología estratégicamente suave para pedir a alguien que se vaya a su casa o para darle una patada en el trasero. Todo depende del caso. Excepto en el Congreso, donde se piden dimisiones a diestro y siniestro, en la calle, con mucha educación y saber estar, ahora invitan a aquellos políticos que han metido la pata –o la mano– a “dar un paso a un lado”. Que se retire un poquito para no salir en la foto, vamos.

Este fenómeno, el de andar como los cangrejos, lo hemos visto tanto a nivel nacional como regional y, como todo aquello que es de naturaleza forzada, tiende a resultar falso enseguida.

¿Cómo entendió Oriol Junqueras los “cambios” –o ceses– que el presidente de la Generalitat hizo en julio de este año, cuando se acercaba el fatídico 1-O? Fácil, Puigdemont “ha querido tener a su alrededor a personas diferentes, y algunas han decidido ellas dar un paso al lado“. Pero no lo dijo él solo, el mismo ‘president’ sugirió que fueron los salientes los que decidieron “dar un paso al lado”.

Santi Vila, consejero del Govern contrario a la secesión unilateral, dejó su puesto el día antes de que el Parlamento catalán declarase independencia y dijo que, ante esa situación, solo podía dar… Ya saben cómo acaba. Hasta el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, pidió en octubre al entonces mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que dé “un paso al lado” y deje su cargo.

No sabemos cómo sería el fútbol si los jugadores corrieran de lado detrás de la pelota, pero hasta el mismísimo Gerard Piqué, ante las presión ciudadana de que se quitara la camiseta de España si tan independentista se sentía, se ofreció entre lágrimas a dar ese paso que ni va para adelante ni para atrás: “Ir a la selección no es una cuestión patriótica“.

Pero Cataluña no es la única Comunidad en donde los políticos andan como los cangrejos. Cómo vamos a olvidar en la Región de Murcia al expresidente Alberto Garre, justo después de pedir la baja en el PP, pidiendo en directo para La Sexta que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, diera, sí señores, “un paso al lado”. Con su archienemigo Pedro Antonio Sánchez fue más duro, sin duda.

Y si hablamos de Garre, también podemos hablar de PAS. El ya expresidente de la Comunidad, después de dimitir finalmente,  afirmó con un sonrisa: “Lo mejor era dar un paso al lado”. Como si esperara volver.

Si miramos a Cartagena, Jacinto Martínez Moncada, que fue director general del área de Urbanismo del Ayuntamiento, dimitió para ser juzgado tras haber sido acusado de prevaricación por la presunta expropiación ilegal de una parcela en La Azohía. El líder del PP en la ciudad portuaria, Joaquín Segado, también está acusado en la misma causa por el mismo delito. Sin embargo, éste decidió no dimitir de sus cargos. Así le pidió el entonces alcalde de la ciudad, José López, que hiciera lo propio: “Si no dar el paso atrás, sí al lado, y dejar el nombre de su partido más o menos limpio”.

Hablemos claro. “Dar un paso al lado”, cuando significa que dejas tu puesto por razones de peso como un caso de corrupción, es una perversión del lenguaje. En todo caso, la zancada la das para atrás, pero hasta la casilla del principio. Nos estamos acostumbrando tanto a ir de canto, que hasta una maldita jubilación se disfraza de “paso al lado”. Para muestra, Domingo Coronado, que ha anunciado este miércoles que se va del ayuntamiento de Las Torres de Cotillas porque va a cumplir 65 años. ¿Y cómo lo ha hecho? De costado, sin necesidad alguna.

Tantos pasos al lado… Tal vez nos estemos olvidando de ir hacia delante.

Murcia Today

Hay que reconocer que El Mundo Today nos la tiene jurada a los murcianos. Tanto es así, que creo sinceramente que la publicación de noticias de humor debería tener su sección ‘Murcia‘ y abrir una delegación en la Región. Decenas de noticias sobre esta tierra se han difundido a través de la red, provocando risas y el cabreo de algún que otro paisano con poca capacidad para reírse de sí mismo.

A algunos murcianos les entristece mucho oír o leer bromas sobre el lugar que consideran su hogar. “Somos el nuevo Lepe”, dicen con amargura. Y es que esta es una consecuencia de ser una Comunidad tremendamente desconocida para una gran parte de los españoles: estamos encajonados en una esquina que a nadie le pilla de paso, tenemos un acento… especial y la mayoría de las veces aparecemos en las noticias nacionales cuando algún desaprensivo corta a cachitos a su familia –las protestas por el soterramiento del AVE son la excepción que confirma la regla–. Así es fácil ver al Gran Wyoming soltar chistes sobre Murcia. La vida es así.

Pero no nos vengamos abajo. Sabemos que en la Región podemos disfrutar de auténticas maravillas. Y lo sabemos porque nos hemos remojado en las playas vírgenes de Calblanque, porque hemos caminado por las ruinas del Teatro Romano de Cartagena, porque nos hemos hecho un ‘selfie’ en la fachada de la Catedral de Murcia… En fin, y porque el sol aguanta perenne casi los 365 días del año. Eso sí que es vitamina D. Quien aún no haya disfrutado de esto es porque no quiere y él se lo pierde.

Dicho esto, y como también tenemos lo nuestro –como todos–, me parece un ejercicio muy saludable reírse de nosotros mismos e, incluso, aplaudir al que nos ayuda a hacerlo con ingenio. Aquí va la lista de las 10 noticias más desternillantes de El Mundo Today sobre Murcia:

1. El Gobierno probará primero el artículo 155 en Murcia y si funciona lo aplicará a Cataluña

Como podéis imaginar, esta es de las más recientes. Lo mejor, imaginar la hipotética reacción del presidente del Ejecutivo murciano… “Pero si nosotros no hemos hecho nada, por qué la pagan con nosotros”, protestaba esta tarde el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras“. Con la que está cayendo, hay que reconocer que la coña es una genialidad: “El Gobierno de Mariano Rajoy no descarta mandar esta misma tarde a la cárcel al presidente de la Región de Murcia para ver qué pasa”.

2. El Gobierno soterrará Murcia para que no afecte al paisaje del trayecto del AVE

Más de un mes saliendo a las vías y recorriendo la ciudad de Murcia gritando ‘No queremos muro’ han llegado a todas las televisiones y diarios nacionales. Evidentemente, El Mundo Today no se iba a quedar atrás. “Querían soterramiento y se lo estamos dando, la cuestión es quejarse por todo”, son las declaraciones memorables que ‘recoge’ esta publicación del concejal Roque Ortiz.

3. La NASA pide a los extraterrestres que dejen de tirar piedras a los murcianos

Hollywood nos ha malacostumbrado a que, si cae algo del espacio, lo hace en Manhattan. Además, destruyéndola. Pues la realidad nos ha enseñado que, si se trata de basura, donde cae es en la Región. Concretamente, en Mula y Calasparra. Hasta la BBC nos dedicó un documental. ¿No da eso para echarse unas risas?

4. Toda Murcia se trasladará al Edificio España tras adquirirlo

El grupo murciano Baraka cerró el acuerdo con la empresa china Wanda para comprar este símbolo de Madrid y en una operación inesperada llegó a otro acuerdo para desprenderse de él. Todo muy rocambolesco. Carne de chanza y chascarrillo. “Antes de finalizar la operación, los murcianos quieren saber cuál es la planta de la acequia y si el edificio queda cerca del pozo”. Sin comentarios.

5. España intenta ceder Murcia a Reino Unido haciéndola pasar por Gibraltar

Imaginarse al ministro Dastis dirigiendo esta venta es una gozada. Pasen y lean: “Ya les digo yo ahora que Reino Unido puede quedarse con la soberanía de Gibraltar y todas sus localidades, desde Alcantarilla hasta Puerto Lumbreras, pasando por Caravaca de la Cruz“.

6. Murcia abrirá franquicias en todo el mundo

La idea es buena, Cataluña se ha gastado una millonada en ‘embajadas’, ¿por qué no nos íbamos a expandir nosotros con franquicias? Siendo así, podríamos cobrar entrada. Lo único que no me convence es el eslogan: “Think different, think Murcia. Just do it. ¿What else? Murcia, coño”.

7. Uber abandona Murcia porque el mulo se niega a llevar a nadie

“El mulo Ambrosio se ha negado a llevar a ninguna de las personas que habían contratado sus servicios”. Así no hay manera de llegar a La Fuensanta. Y, no es por nada, pero según apuntan las fuentes de El Mundo Today, el sector del taxi, en pie de guerra contra los coches de alquiler con conductor, está detrás.

8. Astrofísicos alertan de que la expansión del Universo está dejando atrás Murcia

“Especialmente las localidades de San Pedro del Pinatar, Águilas, Puerto Lumbreras y Mazarrón“. Cuanto más grave puede ser el problema, menos nos importa. Tanto es así, que el presidente de la Comunidad del momento, Pedro Antonio Sánchez, pidió al resto del Universo “que vaya tirando”. El alcalde Ballesta, totalmente de acuerdo: “A mí no me parece mal que sean los demás los que vayan de avanzadilla porque nunca sabes lo que te vas a encontrar”.

9. Dos arqueólogos descubren el metro de Murcia

Un metro de los años 60 con una única parada y que, por tanto, solo servía para “pasar el rato”. Teniendo en cuenta que el aeropuerto de Corvera aún está esperando –las obras acabaron en 2012– el despegue de su primer avión, tampoco es tan descabellado, ¿no?

10. Descubre a los 20 años que vive en Murcia pero sus padres se lo ocultaban

Cosmópolis, la capital de Marlia, es el mundo ficticio en el que unos murcianos habían criado a su hijo. Siempre fue Murcia. Neo tuvo que sentir lo mismo cuando le sacaron de Matrix.