El sueldo del médico de la Pepa

Vuelvo a este blog porque estoy preocupado. Es más, casi que me siento culpable. Me ha llamado hace unas horas mi prima Pepa, la que trabaja de conserje en una escuela de Abarán, y me ha dicho que está de baja. Que cómo se me ocurre meterme en este blog, que ni siquiera es mío, para pregonar al mundo su sueldo.

Yo (que me llamo Cayo, Cayetano Cuerva, y que no pienso decir aquí lo que cobro de ordenanza) le respondo que la culpa no es mía, que la culpa es del Gobierno. Pero ella me responde que esa es una frase manida, que es lo que se dice siempre: la culpa es del Gobierno. Y continúa con su letanía de quejas e imprecaciones. “Si no lo leo no lo creo, primo, lo que escribiste de mí, que fui la comidilla del pueblo, ¡y cómo se puso mi Juan cuando se enteró, que ya ni me quiere pasar la pensión!”

medicos-dispuestos-1

María Dolores Pagán, consejera de Presidencia, en la reunión con los representantes de los empleados públicos. Foto: Arturo Manzaneque

Intento convencerla de que es el Gobierno, en un alarde de transparencia, quien ha decidido publicar en Internet los sueldos de todos los empleados públicos. Pero ella me contesta que los ha buscado y que no están. Claro, Pepa, claro,… es que ese mismo Gobierno se ha dado cuenta ahora de que quizá se ha pasado algún pueblo y ha retirado la publicación. Se ha dado cuenta, quizá, de que la difusión de tu sueldo, tus estudios o tu carné de conducir no aporta mucho a esa transparencia que nos quisieron vender. ¿Se habrá dado cuenta de que no era esa la transparencia que pedían muchos de los votantes? ¿Que eran otras cuentas, otros movimientos de dinero, los que exigían conocer en lugar de tu sueldo, Pepa? Pero eso no se lo digo, pobre, buena está ella para que encima le haga preguntas…

Y sigue sin dejarme hablar, me dice que miento, que tuvo que ir al médico atacada de los nervios y que le contó la causa. Y que don José, el facultativo, le respondió que no (casi sin inmutarse, sin sobresaltos), que nunca, que los cerca de 20.000 sueldos que dependen del Servicio Murciano de Salud nunca se harán públicos con nombres y apellidos. Y ahora yo me siento culpable.

Me siento culpable porque yo le dije que sí, prima, que sí, que el Gobierno lo ha prometido; que después de vosotros van los de la docencia y la sanidad. ¿Y quién me mandó a mí fiarme de ellos? Porque hoy esta vez soy yo quien sólo lo creo porque lo leo, porque leo que el Sindicato Médico se lo dejó bien clarito a la consejera de Presidencia: que se te vaya borrando de la cabeza, que nuestros datos no se publican. Y yo recuerdo no hace mucho, cuando los recortes, todavía con Valcárcel, que ese Sindicato Médico volvió a dejarlo clarito. Y no le salió demasiado mal la cosa.

Pero, bueno, ¿de quién se va a fiar ahora mi prima, de mí o del médico? ¿O del Gobierno, que dice que cumple la ley, que es una ley (traíganme una jofaina donde lavarme las manos) aprobada bajo la presidencia de Garre? Creo que de todos menos de mí, que soy un ‘cabecica’ loca y no dejo de pensar, entre reparto y reparto, en aquellos que se empeñan en hacer cumplir una ley que, quién dice que no, puede estar incumpliendo la Ley.

Y creo que he perdido a mi prima. Tuve la convicción cuando me dijo que mañana tiene una nueva cita con el médico, con don José, ése que a saber lo que gana… Porque me da a mí que nunca lo sabremos.

Un comentario en “El sueldo del médico de la Pepa

  1. Soy médico , mi marido es médico y quiero que el primo de la Pepa sepa que no me gustaría más que todo el mundo supiera lo que ganamos , y que luego valoraran si las noches , los festivos , las urgencias , los años de estudio y formación valen lo que ganamos , que lo publiquen . Si vivieramos en un pais como dios manda , nuestros vecinos se escandlizarian de lo que ganamos , no darian crédito a que la salud , bienestar , incluso la vida de todos nosotros este remunerado con ese sueldo. ah¡¡, por cierto señor primo de Pepa , apliquese igual a los maestros ….las siguentes generaciones estan en sus manos ( consulte y cuenteselo a un docente danés , digo ).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *