Se trasladó la corrida de toros para no pagar a los vecinos

Curioso lo que ocurrió en Murcia en el mes de mayo de 1763. Una corrida de toros que se había previsto hacer en la Plaza de San Agustín se cambió de ubicación, a última hora, porque los frailes agustinos, que eran los organizadores, no estaban de acuerdo en pagar el canon establecido a los vecinos de dicha plaza por la utilización de los balcones como palcos. Los agustinos dijeron, en su defensa, que la corrida era a beneficio de la construcción de su nuevo templo y que no era correcto pagar impuestos por la utilización de balcones y ventanas de la plaza ya que no se trataba de negocio alguno sino de sacar dinero para ayuda a la construcción de su templo. Como no hubo acuerdo entre las partes, los frailes, decidieron a última hora cambiar el lugar para celebrarla. Así lo refieren las actas de la ciudad: “Se hace en el paraje de la Torre de la Marquesa una corrida de toros, que se debía haber hecho en la Plaza de San Agustín, para recoger fondos destinados a la obra de la iglesia de San Agustín. Por no llegar a un acuerdo los frailes de dicho convento con los amos de las casas de dicha plaza y como quiera que la comunidad agustina no estaba dispuesta a pagar a dichos vecinos el canon establecido por la utilización de palcos en las casas, los frailes, decidieron realizar la dicha corrida de toros en el paraje de la Torre de la Marquesa y así evitar pago alguno. El Concejo lo autoriza ya que no ve impedimento alguno para su prohibición”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *