La devoción a San Blas en Murcia

Las raíces en Murcia del culto a san Blas (Obispo de Sebaste en Turquía) se remontan a la conquista del reino por parte de las huestes catalano-aragonesas de Jaime I, don Jaume el Conqueridor, que entraron en esta ciudad el día 3 de febrero de 1266, precisamente en la festividad de San Blas y por la denominada Puerta de Orihuela. La ciudad se había rendido a don Jaime el 26 de enero después de un asedio a los territorios de Murcia que habían comenzado en el otoño del año anterior.

Muchos años después de la conquista, en 1392, azotada la ciudad por la llamada “peste de anginas”, lo que hoy conocemos como difteria, los murcianos volverían a invocar la protección del Santo. El santo obispo de Sebaste es “abogado” contra los males de garganta desde el mismo momento que, según la tradición, salvó a un niño de morir ahogado con una espina de pescado. Desde ese milagro atribuido al santo (siglo IV d.C) se tiene a san Blas como patrono contra los males de garganta.

Bien, volvamos a la devoción en Murcia. Tras las plegarias y rogativas que la ciudad, con el obispo a la cabeza, hizo para que intercediera y curara a los murcianos de esa terrible epidemia del mal de garganta, dieron su fruto y las muertes cesaron. A partir de ese momento, el Concejo, hizo voto perpetuo de acudir cada año al convento trinitario y después a la ermita que se levantó dentro de los muros de la ciudad, donde recibía culto el santo, en acción de gracias por la curación de los murcianos.

A partir del siglo XVII, la Orden Trinitaria se encargará de venerar a San Blas hasta el extremo de que en la conocida como Capilla Mayor se reprodujeron diversas escenas de la vida del obispo de Sebaste. El viejo convento de la Trinidad fue saqueado en 1835, tras la desamortización de Mendizábal, y el culto se trasladó a la cercana parroquia de Santa Eulalia donde todavía hoy se siguen celebrando las fiestas en su honor. Son, estas, las más antiguas de la ciudad y se mantienen inalterables con el paso de los siglos, aunque, del voto perpetuo de agradecimiento por parte del Concejo, ya nadie se acuerde.

Un comentario en “La devoción a San Blas en Murcia

  1. Buenos dias, leo con sumo agrado los comentarios sobre “la Murcia que se nos fue” todos los dias, y con ellos acuden a mi memoria (nací en 1944), recuerdos de mi infancia y adolescencia que no eran tan distintos algunas veces a los que usted comenta, sobre todo en el espiritu que los animaba y en la forma de cumplirlos, muchas gracias por hacerme revivir aquellos momentos lejanos en el tiempo, aunque extraordinariamente cercanos en el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *