¿Las avionetas antilluvia vendrán desde otros planetas?

¿De dónde, si no, iban a venir a la Tierra? Todos los metereológos andan partidos de risa. Todos los científicos se debaten entre reír o llorar. Todas las personas con sentido común, que no son científicos no pueden llegar a entender lo que ocurre en Murcia, ya no con las potenciales avionetas citadas, que ya suponen que no pueden existir con tales fines, si no, con nuestros políticos que no llegan a aprobar la asignatura de Ciencias de la Tierra, ni la del Conocimiento del Medio, ni la del Sentido Común, pero sí que deben obtener sobresaliente en la asignatura Te Digo Lo Que Tú Quieras y Ya Está.

Pero nuestros políticos no están solos en esta Academia del Conocimiento, si no que personas con poderosa influencia en la Región de Murcia (quiénes podrían ser, si no algunos agricultores) son compañeros suyos y les llevan a situaciones totalmente ridículas, propias como ya decíamos entonces, de salir en el Mundo Today, para escarnio de la murcianía. No lo tenemos muy fácil al salir de la Región al resto de España, pero noticias como ésta, nos impregnan a todos los murcianos de una careta exterior parecida a la de los carnavales. Se reirán de nosotros, sin duda.

Hace solo 15 meses, la Asamblea de Murcia, constituida por todos los partidos políticos de la Región, aprobaron por unanimidad, instar al Gobierno regional para que investigara de donde provienen las avionetas antilluvia, que tienen una manía muy especial. Es la de acudir a donde parece que se está formando una nube de la que puede llover y eliminarla para que no pueda cumplir su función. Así, sin más. No se sabe quién puede tener el suficiente y malvado interés en que esto ocurra, pero los denunciantes están completamente seguros. Tampoco se sabe qué ganan los ordenantes de tales hechos, ya que no se llevan el agua a otras partes, si no que lo hacen por hacer daño. Se ve que no tienen más que hacer y las avionetas están baratas y el yoduro de plata también.

Pues bien, la semana pasada algunos de estos agricultores fueron a entrevistarse con el Delegado del Gobierno, D, Francisco Bernabé, para expresarle la misma preocupación, que por lo visto la instancia al Gobierno, de hace un año, no ha debido funcionar o no han encontrado nada. Así que lo han puesto en manos del Delegado. El Sr. Bernabé los ha escuchado y ha instado a las autoridades militares de los aeropuertos de San Javier y de Alcantarilla que se pongan a investigar a las avionetas antilluvia. Así que ya tenemos a los funcionarios del Gobierno regional y a los militares españoles perdiendo el tiempo investigando lo que les piden. Me preocupa que sigan visitando a más autoridades y terminemos todos metidos hasta las cejas en esta investigación.

Les pediría a los agricultores preocupados por estas avionetas, que entren en internet, que busquen en milésimas de segundo, las precipitaciones de agua ocurridas en la cuenca del río Segura en los últimos 60 años, casi cuando no había ni avionetas, y observarán que las lluvias en esta zona semiárida de España solo ha disminuido un 5%, que es, a efectos de tiempo, como si no hubieran disminuido absolutamente nada.

Para apoyar su teoría, ahora han presentado análisis de aguas de lluvia recogidas en las últimas precipitaciones. Encuentran aluminio y otros elementos químicos. ¡Qué gastazo tienen los de las avionetas¡ pero se han preguntado acaso ¿si esos elementos químicos no proceden de los compuestos que les añaden a las plantaciones agrícolas y que nos están perjudicando al resto de los ciudadanos? Pueden ser los restos de los elementos químicos presentes en los abonos, herbicidas, insecticidas y demás que utilizan en cantidades mayores que realmente necesitan las plantas y al llover, las aguas los arrastran y disuelven a estos elementos.

Lo dicho, a fuerza de ver tantas películas de ciencia ficción, “la peña” cuando no entiende algo, no les pregunta a los científicos, en este caso, a los metereólogos, si no que se apunta a explicaciones etéreas y sin sentido.

www.elblogdejoseluishervas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *