La denuncia de España

Hubo un tiempo donde los cronistas de sucesos hacíamos el trabajo fundamentalmente en el callejón donde tenía lugar el crimen. Después, en el puerta a puerta. Esta verdad sigue siendo universal ayer y hoy, pero no mayoritaria. La era digital te puede regalar un caso en un email.

Cualquier periodista se frota las manos cuando en ellas le cae un sumario, una instrucción, una investigación.  Hace una década por ejemplo tenías que ir a la casa, el despacho o a la oficina de alguien para ello. Te llevabas un cartapacio de papel recién imprimido o fotocopiado. Hace un lustro, te lo llevabas en un CD. !Ay! Si los Verbatim hablaran. Una acumulación tal como el que apila periódicos leídos sobre el escritorio. En altas torres. Ahora, basta con un envío por Wetransfer. Si hay escuchas telefónicas, o es cosa gorda, en un pendrive. Digital o analógico, nos seguimos frotando las manos ante un sumario.

EL COLOR DE LAS LETRAS

Yo a cada texto le veo un color. Por encima del negro de la tinta la conjunción de palabras, estilos e ideas se me asocian a un color. Por ejemplo, los párrafos informativos son eminentemente grises, casi asépticos. Los de opinión, varían del rojo colérico al verde bilioso. Lo económico, es naranja. Lo deportivo, verde césped. Las predicciones meteorológicas tienen un blanco lechoso, etéreo. En literatura, la novela histórica es para mi marrón-cuero-gastado-Alatriste. La literatura erótica es color rosa ensalivado. La novela policíaca es de color azul. El relato futurista, neón plastificado.

Encabezamiento de distintos tipos de denuncias.


A un sumario me cuesta encontrarle color. Más bien parece un código de barras. Y esto es así por lo ortopédico de ciertas escrituras. El ordenamiento de hechos, datos y citas de leyes hace que sea una sonrisa mellada. Me obliga a saltar líneas para ir al meollo. Tras las primeras doscientas páginas, uno ya identifica el tipo de diligencia que tiene en la pantalla y va más rápido.

Como el que mucho ve, termina por imitar, hagamos un ejercicio de funambulismo. Será más ficción que crónica, pero, cuando concluya, posiblemente sea más crónica que ficción. Por desgracia.

ESPAÑA DENUNCIA

Acta de declaración de denunciante d/dña ESPAÑA. DNI 00000001

En La Opinión de Murcia, con la fecha arriba expuesta, se procede a tomar en manifestación a D/Dña ESPAÑA, cuyos datos de filiación son: en un lugar del Mediterráneo. Hija de Miles de Años de Historia, y de Cientos de Pueblos Mezclados. Domicilio: al Sur de Francia, junto a Portugal y al Norte del Estrecho. Teléfono: cualquier cabina pública.

La Fuerza Instructora de las presentes procede a informar a/el declarante la obligación legal que tiene de decir verdad (art. 433 Ley de Enjuiciamiento Criminal) así como la posible responsabilidad penal si, con temerario desprecio hacia la verdad, miente sobre personas o hechos (Art. 456-457-458 Código Penal)
Que en las últimos años, meses y semanas viene siendo víctima de un caso de lesiones,  de coacciones, de estafa, que le quieren quitar la vida y que todo es fruto de un gravísimo problema de violencia en el ámbito familiar. Que cree que el móvil es por dinero, pero que no tiene más que indicios.

Que sí tiene pruebas de que todo esto está organizado, y no ha sido fruto del azar, sino de 40 años de desatenciones, malediciencias y silencio cómplice.

Que actualmente no puede salir a la calle sin sentir el acoso y derribo por parte de muchos hacia su persona y nombre sin haber deseado mal a nadie. Refiere que tiene un miedo real y palpable sobre el futuro de sus nietos y de la integridad de su propiedad. Que sufre amargamente cuando ve a sus hijos pelear entre sí en el seno de su hogar.

Vecinos de Alcantarilla celebrando el día de la Hispanidad. Foto: Apanochados

Que, además, afronta otras situaciones que hacen impredecible la resolución del actual conflicto: volatilidad de los ingresos, baja renta de mucho de los dependientes de ella, terribles problemas ambientales, sequías, incendios, presión migratoria y cierta incomprensión internacional.

Preguntada para si aporta partes médicos o psicólogicos. Manifiesta que no hay diván lo suficientemente grande.

Preguntada para saber si puede describir a los causantes de su mal. Manifiesta que son muchos y a todas horas.

Izado de la bandera de España en Alcantarilla. Foto: Apanochados

Preguntada si conoce a Puigdemont y Junqueras. Manifiesta que sí, pero que no son los responsables sino los últimos en llegar.

Preguntada si conoce al Artículo 155, Manifiesta que no, pero que sospecha que es un mal necesario.

Preguntada si tiene algo más que añadir. Manifiesta que le duele España.

Firma de la Víctima del delito.

Yo España.

Firma de la fuerza instructora.

Yo España

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *