Centros de belleza en apuros

Hay que ver qué fácil es emitir opinión solo con echar un vistazo a un titular. El otro día, ayer creo, leí que la CUP quiere prohibir los centros de belleza. Claro (feo error) leí hasta ahí, y por lo que leí empecé a sacar conclusiones de lo que había entendido. Pensando en las buenas intenciones que la CUP viene desarrollando y creyendo que está era otra de esas, grandes y venerables, actuaciones que la CUP pone en marcha para evitar el desagravio social, pues me dije: ¡olé los huevos de la CUP! Porque yo siempre he pensado que si solo una persona no puede beber cava, pues que se beba cola; que si una sola persona no puede montar en avión, fuera los aviones; que si hay alguien que no pueda comer gambas de Águilas, pues fuera las gambas. ¡Qué disparate! ¿Verdad? Quizás yo llave una CUP dentro y no se me nota. Pero la razón es diferente. Quieren acabar con estos centros ‘porque son machistas’ ¡Ea! También porque en su interior se hacen ‘feminicidios’. ¿Lo están leyendo? Pues yo no puedo seguir escribiendo. ¡No puedo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *